¿Qué es el Proyecto Mixteca?

El Proyecto GEF Mixteca promueve la adopción de criterios para el manejo adecuado de los recursos naturales, que ayuden a tomar mejores decisiones a todos los niveles por medio de la aplicación de herramientas que permitan comprender y evaluar el impacto de las actividades humanas en  el corto, mediano y largo plazos, contribuyendo así a mejorar el bienestar de las familias mixtecas y sus comunidades.  
La conservación de la biodiversidad y de los beneficios que nos brinda la naturaleza, depende de las decisiones que tomemos en el presente.

Objetivo


El Proyecto GEF-Mixteca tiene el objetivo central de “Integrar la conservación de la biodiversidad en el uso de los recursos naturales y la planificación del desarrollo en la Región Mixteca, por medio de herramientas de los servicios ecosistémicos y ofreciendo opciones de medios de vida sustentables.” Se pretende alcanzar cuatro resultados generales: gestión de áreas de conservación sobre ecosistemas críticos; áreas de conservación que incluyan especies características relevantes; especies características relevantes que se incluyan en esquemas de conservación; instituciones que adopten criterios de los servicios ecosistémicos para decidir su inversión programática.

Para lograr ese gran objetivo y esos resultados generales, el Proyecto ejecutó 5 componentes básicos, que se describen a continuación:

1. A partir del enfoque de los servicios ecosistémicos, se diseñan y aplican metodologías y herramientas que contribuyan a su mantenimiento y a la conservación de la biodiversidad;

2. se propicia la adopción de criterios de los servicios ecosistémicos y conservación de la biodiversidad por parte de las dependencias gubernamentales y actores locales, en la planeación de uso del territorio y la ejecución de programas institucionales;

3. se establecen módulos demostrativos que contribuyen al mantenimiento de los servicios ecosistémicos, la biodiversidad y los medios de vida sostenibles, a través de la aplicación de buenas prácticas productivas y manejo adecuado de los recursos naturales;

4. las herramientas y metodologías de los servicios ecosistémicos diseñadas e implementadas por el Proyecto, así como sus resultados, se ponen a disposición de actores institucionales, locales y público en general, con el objetivo de facilitar su aprendizaje y aplicación.

5. monitoreo y evaluación

A partir de los estudios previos, se acotaron los objetivos y alcances del Proyecto GEF-Mixteca y se definieron tres ecosistemas críticos sobre los cuales se pondría énfasis. Más tarde el equipo técnico, en acuerdo con la Comisión de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y el Comité Regional de Recursos Naturales de Tlaxiaco-Putla-Juxtlahuaca A.C., incluyó los bosques templados de transición como ecosistema crítico, debido a los servicios ecosistémicos que sostiene y la fragilidad y amenazas que enfrenta.

 
A partir de los estudios previos, se acotaron los objetivos y alcances del Proyecto GEF-Mixteca y se definieron tres ecosistemas críticos sobre los cuales se pondría énfasis. Más tarde el equipo técnico, en acuerdo con la Comisión de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y el Comité Regional de Recursos Naturales de Tlaxiaco-Putla-Juxtlahuaca A.C., incluyó los bosques templados de transición como ecosistema crítico, debido a los servicios ecosistémicos que sostiene y la fragilidad y amenazas que enfrenta.
 
Para el Proyecto GEF- Mixteca el enfoque de los servicios ecosistémicos aporta una serie de herramientas para ayudar a resolver conflictos de intereses desde el terreno mismo en el que existen y los usa la sociedad, hasta los originados por la contradicción entre programas gubernamentales que frecuentemente aparecen confrontados.
 
Este enfoque no pondera las actividades de conservación y la segregación de áreas naturales como su estrategia central para resguardar el germoplasma y los ecosistemas más importantes. Tampoco tiene su eje rector en el desarrollo de los sistemas productivos como instrumento para paliar las carencias más apremiantes que se padecen en el medio rural y que se reflejan en la pobreza, el hambre y la migración. Este enfoque tiene como columna vertebral de su propuesta, el mantenimiento de los satisfactores que requiere la sociedad, por medio del sostenimiento de los bienes y servicios que obtiene de los ecosistemas y sin los cuales las sociedades se desequilibran y viven en crisis.
 
Justamente, parte de los grandes problemas que se viven en el planeta y que están relacionados con el detrimento de las condiciones de vida de amplios sectores de la sociedad, migraciones masivas, violencia y hambrunas, tienen que ver con la disminución y deterioro de importantes bienes y servicios que aportan los ecosistemas y la biodiversidad, tales como escasez y mala calidad del agua; empobrecimiento, contaminación y pérdida de suelos; emisiones de efecto invernadero, falta de alimentos básicos y pérdida de biodiversidad, entre otros.

El enfoque de los servicios ecosistémicos significa entonces poner a disposición un conjunto de metodologías y herramientas para que los tomadores de decisiones a nivel institucional y a escalas regional y local, puedan adoptar criterios que permitan satisfacer las demandas más apremiantes de la sociedad, al tiempo que instrumentan medidas para amortiguar los procesos de deterioro de los ecosistemas y para sostener los bienes y servicios ecosistémicos que las personas y grupos sociales requieren.

Algo muy importante es enfatizar que este enfoque no es la aplicación de una receta dictada por especialistas y ejecutada desde el ejercicio gubernamental. Es la construcción de un proceso participativo en el que convergen diversos intereses y formas de relacionarse con los ecosistemas, y significa una variedad de escenarios que ayudan a la toma de mejores decisiones en favor de la sociedad. Por ello, tampoco es un pronóstico de lo que va a suceder, sino un conjunto de estados alternativos que marcan tendencias según las decisiones que se tomen por cada uno de los actores involucrados.

Una estrategia para diseñar el manejo integrado del suelo, el agua y los recursos orgánicos y que promueva la conservación y el manejo sustentable, es el enfoque ecosistémico. Este enfoque reconoce de manera fundamental que los humanos, con su diversidad cultural, son parte integral de los ecosistemas; a partir de esa consideración se podrán diseñar estrategias para el manejo integrado y equilibrado de la tierra, el agua y los recursos vivientes de los ecosistemas.

En el diseño de estrategias, ya sean para la conservación o manejo de los servicios ecosistémicos determinados, deberá tener presente los siguientes puntos:

a) La participación comunitaria es fundamental en la identificación y evaluación de los recursos naturales y servicios ecosistémicos de su territorio y región.

b) La organización social es la base para la toma de decisiones y la aplicación efectiva de las acciones tecnológicas seleccionadas y las acciones sociales definidas.

c) Las soluciones propuestas deberán atender necesidades reales y prioritarias de las comunidades.

d) Procurar aplicar  tecnologías ambientales o ecotecnias adecuadas al ambiente local.

e) Recuperar y revalorar el conocimiento y prácticas tradicionales de las comunidades.

f) Aplicar maneras de enseñanza centradas en las personas y en la comunidad; por ejemplo, la enseñanza de campesino a campesino.

g) Cambiar la condición de las mujeres, valorar su trabajo y participación.

h) Promover la atención y participación de los jóvenes de la comunidad.